Los escritores y la moda

No solo de palabras viven los escritores: un nuevo libro descubre la relación especial entre la ropa y

LIBROS

LOS ESCRITORES Y LA MODA

No solo de palabras viven los escritores: un nuevo libro descubre la relación especial entre la ropa y la figura del autor.

Legendary Authors & the Clothes They Wore, de Terry Newman (Harper Design), descubre que la moda y la literatura no están tan alejadas como parecería a primera vista. Newman realiza una selección de escritores con estilo que no solo dejaron una impronta en las letras universales, sino que además se pronunciaron sobre lo que les gustaba ponerse, una mirada única a los guardarropas que es también, en palabras de la autora, “un atisbo al mundo que habitaron y al momento que les tocó vivir”.

 

VIRGINIA WOOLF

“A pesar de su nimiedad, la ropa tiene, según dicen, funciones más importantes que la de mantenernos abrigados. Cambia nuestra manera de ver el mundo y la manera en que el mundo nos ve a nosotros”. Orlando, 1925.

La escritora condensó el estilo del círculo artístico de Bloomsbury: una elegancia sin inhibiciones que se ha convertido en sinónimo de una actitud despreocupada y fluida hacia la moda. Mezclaba suéteres con faldas de jardinería, vestidos estampados y estolas de piel, zapatos con hebillas y chales; una síntesis excéntrica que anunció, setenta años antes, el estilo nerd y chic de Prada. Su guardarropa inteligente y único encajaba perfectamente con su personalidad.

 

JEAN DIDION

El estilo de Didion ha sido celebrado en numerosas ocasiones. Fue fotografiada como ícono por Juergen Teller para la campaña de Primavera de Céline; en 1989 también se la vio en las gráficas de The Gap como una de las personalidades con estilo. Ha salido varias veces en Vogue, enfundada en Armani en 2002 y hablando sobre la nostalgia de la ropa en un artículo de 2011, en el que recordaba el atractivo de una capa Patou de terciopelo rojo y cuello de piel de su madre, y las fantasías infantiles en que se imaginaba vestida con un tapado de marta cibelina, anteojos oscuros y una mantilla de encaje negro.

 

OSCAR WILDE

El genial escritor irlandés nunca fue esclavo de la moda, pero hedonista y despreocupado como era, disfrutaba de la vida. Era elegante, y durante un tiempo, el mundo lo comprendió y hubo equilibrio: capa de terciopelo, pantalones de montar, girasoles, medias de seda, todo. Era abierto y veía belleza en los lugares más inesperados. Una de sus frases más famosas, publicada en un ensayo en el Tribune, subraya su posición frente al tema: “La moda es efímera. El arte es eterno. ¿Qué es en realidad la moda? Meramente una forma de fealdad tan absoluta e insoportable que nos vemos en la obligación de cambiarla cada seis meses”.

 

SIMONE DE BEAUVIOR

Una de las filósofas más importantes del siglo XX, que revolucionó el movimiento feminista con la publicación de El segundo sexo en 1949, explicó la particular relación de la moda con el sometimiento femenino. “La ropa y el estilo a menudo sirven para quitar al cuerpo de la mujer de la actividad: las chinas con los pies fajados apenas podían caminar, las uñas pintadas de las estrellas de Holywood inutilizan sus manos; los tacos altos, los corsets, las crinolinas sirven menos para acentuar las curvas del cuerpo femenino que para aumentar su incapacidad”.

 

ZADIE SMITH

Tweed, turbantes, pulseras, trenzas, Miu Miu, Marni, Céline: Zadie Smith tiene una sensibilidad de entendidos cuando se trata de moda. Es la Kate Moss de la literatura. Mezcla prendas, arma looks inesperados, y en ella lo original parece sin esfuerzo. Usa anteojos de lectura y escarpines Louboutin. La fusión de lo distinto y la desobediencia a las reglas son la esencia de su estilo under.

 

MARCEL PROUST

Fue un dandy de la Belle Époque que usaba guantes blancos perfectamente planchados y una orquídea Catleya en el ojal, extravagancia que le compraba todos los días al carísimo florista Lachaume de la Rue Royale. Observaba y encarnaba las exigencias sartoriales de la época. Usaba un tapado forrado en piel, incluso cuando iba a comidas elegantes, y a menudo se lo veía tomando el té en el Ritz. El uso de la moda de parte de Proust es complejo e intrincado: su atención a las telas, el corte y la confección indica individualidad y posición social, pero también memoria y nostalgia.

 

HUNTER S. THOMPSON

“El autor de Pánico y locura en Las Vegas solía usar una combinación de shorts muy escuetos, medias deportivas, Converse All Stars, sombreros de caza, viseras, gafas de aviador, camisas hawaianas, brazaletes de cuero y como accesorios, boquilla para los cigarrillos y una pistola”.

 

Pin It