Las consultas de junio

Todos los meses, nuestra experta responde con esmero y dedicación las dudas que atormentan a los corazones fashionistas.

Estimada asesora vestimental:

Tengo una cita muy esperada por mí con un señor bastante formal –abogado él, 39 años– y conservador (¿ubica pantalones chinos color caqui, mocasines y camisa impoluta?). Eso sí, con un gran sentido del humor y muy culto. Yo soy más un espíritu libre, me dedico al cine y por algún capricho del destino hicimos coincidencia en Tinder. Me encantan los looks un poco eclécticos, mezclar estampas, las piezas de autor, en fin… la moda es mi norte. He aquí mi dilema: me probé todo el guardarropa y pude refinar el asunto a este outfit: little black dress encontrado en feria vintage, años 60, abotinados con bastante taco y mi tapado de leopardo. Si lo espanto con este look, definitivamente no es el hombre para mí. ¿Es atinada mi selección?

La saluda,

Carolina R.

 

Estimada Carolina R.:

¿Se acuerda del leitmotiv del film El club de la pelea? “La primera regla del Club de la Pelea es que no se habla del Club de la Pelea”. Extrapolándolo a su situación, le diría: para participar del selecto club de mujeres bien vestidas, la primera regla es que nunca tenemos en cuenta las opiniones masculinas referidas a nuestras elecciones de guardarropa. En esta logia ejercitamos el difícil y exquisito arte del vestido solo para nosotras, nunca para un miembro del sexo opuesto. A lo sumo, para impresionar a esa amiga que entiende que lunares y rayas juntas no son un error de concepto. Entonces olvídese del muchacho en cuestión por un rato y piense qué certera combinación de prendas la hará sentir a usted reina por una noche.

Me cuenta que le gustan las combinaciones inesperadas. ¿Está al tanto de las últimas colecciones de Gucci por Alessandro Michele? Son una fiesta de extravagancia, sensibilidad retro y elegancia bohemia. Yo le recomiendo ir por ese camino. Deje de lado el lugar común del vestidito negro y escápele al leopardo: el walk of shamea las 9 a.m. del otro día es suficiente razón. Ármese un conjunto digno de su personalidad. Le voy a revelar un spot secreto de la ciudad donde puede conseguirlo. Se trata de una tienda muy exclusiva con nombre de mujer que empieza con Z. No puedo nombrarla por cuestiones de contrato. Allí tengo visto y guardado en mi memoria un ensemble de pantalón tipo pijama y chaqueta con aires japoneses de estampa floral que, además de cómodo y versátil, es una excelente base para accesorizar como corresponde. Agréguele un cinturón con vivos deportivos, perlas discretas en las orejas y unos escarpines de buena calidad –no escatime en este rubro, no hay nada peor que un zapato barato–. Si se anima, en esa misma tienda, hay un tapado de faux fur marrón estilo abuelita que la mantendrá abrigada sin necesidad de infinitas capas. Sume un poco de labial rojo y cómase el mundo.

Sinceramente,

Su asesora vestimental.

Algunos looks de la última colección de Gucci.

Pin It