EL CUERPO PERFECTO

Todos los meses publicamos las historias de belleza que nos cuentan nuestras amigas. ¿Querés hacerlo? Escribinos a contacto@lacapsulamoda.com

PROUST DE MODA

EL CUERPO PERFECTO

Todos los meses publicamos las historias de belleza que nos cuentan nuestras amigas. ¿Querés hacerlo? Escribinos a contacto@lacapsulamoda.com

“A los 14 empecé a hacer dieta, a restringirme cada vez más. Quería llegar diosa a los 15 y lo hice. Pero la cosa no terminó ahí: bajé mucho de peso, más de lo saludable, me obsesioné con el tamaño de mis piernas, con las estrías que el paso de nena a adolescente me había dejado en el culo, con el tamaño de mi cintura y la cantidad de granos que tenía en la cara. Me odiaba, básicamente. Un día, a los 16, me di cuenta de que había llegado muy lejos cuando una profesora de la escuela nos dio un dibujo con un cuerpo humano y nos pidió que señaláramos las partes de nuestro cuerpo con algún adjetivo. ‘Esta es la mía’ pensé. Remarqué mis piernas gordas, mis brazos blanditos, mis cachetes demasiado grandes, todo lo malo que veía en mi. Cuando terminamos, miré el de una compañera, que era muy diferente. Había cosas como ‘brazos para abrazar’, ‘piernas para ir adonde quiero’. Entonces entendí: había llegado lejos con mi autodesprecio, veía mi propio cuerpo como un conjunto de errores en vez de darme cuenta de todo lo que hacía con él.

Mi autodesprecio no terminó en ese momento. Hace unos 5 meses y medio, pasé por la experiencia más intensa de mi vida: parí a mi hijo. Después del torbellino de hormonas y quilombo que produjo la llegada de ese humanito, empecé a entender. Mi cuerpo horrible hizo a ese bebito hermoso. Mis brazos flácidos lo sostienen, mis piernas gordas lo pasean, mis tetas exageradamente grandes lo alimentan, las estrías de mi culo no son nada comparadas a las de las caderas, la panza y las piernas. Tengo 20 kilos más que a los 15, pero nunca me sentí tan fuerte, hermosa y amada”. Sasha

Pin It