Dos amigas en París

Cada año, en la misma fecha, Silvana Grosso y Paz Dubarry repiten el ritual: se toman un avión

Todo empezó de casualidad. Silvana Grosso, vestuarista y directora de arte, estaba viajando a Madrid cuando recibió un mensaje de su amiga Paz Dubarry, asesora de imagen y comunicación, invitándola a disfrutar de unas minivacaciones en París. La respuesta fue sí e inmediatamente, sin saberlo, juntas inauguraban su propio ritual.

“Paris es un lugar único, misterioso, elegante, fabuloso…. es nuestro ‘permitido’, un mimo”, confiesa Silvana. La fecha es inamovible y coincide con su cumpleaños. La premisa es recorrer la ciudad de la luz sin culpas, sin horarios y a puro placer. Y eso puede incluir desde una noche alojadas en el Ritz hasta un viaje relámpago a Roma para ir a la ópera y volver. “Nos encanta recorrer la ciudad con tacones y una mini bag, sin hijos ni maridos a la vista, con todo el tiempo del mundo para perderse en esa ciudad maravillosa”.

El disfrute funciona como guía del viaje. El acuerdo tácito es hacer simplemente todo lo que les de placer. “Es un lujo que nos damos en medio de nuestras responsabilidades y vidas familiares, ese espacio mágico y propio. Como diría Virginia Woolf, París es nuestro “room for oneself”, ese lugar en el tiempo donde nos permitimos ser quienes somos sin correr. A lo largo de los años pasamos por estados emocionales distintos pero siempre la pasamos mega. Cada año, mejor”, agrega Paz.

Planear el itinerario también forma parte del placer de viajar. Durante los meses previos, Paz y Silvana recopilan información, buscan nuevas tiendas, restaurantes y experiencias que no se quieren perder. “Hemos ido a Roma por una sola noche para ver La Traviata dirigida por Sofia Coppola y con vestuario de Valentino. Otra vuelta nos regalamos una estadía en el Ritz -confiesa la dupla-. Somos muy compañeras, confidentes, soñadoras…dos amigas en París”.

La clave para la buena química, aseguran, es la forma en que se complementan. Silvana prefiere las tiendas clásicas y más tradiciones. Va en busca de peines de carey, peinetas, abanicos y todo tipo de souvenirs curiosos y con historia. Paz, en cambio, pierde la cabeza por las librerías y los locales que venden objetos para la casa. “Todos los años vamos a Trocadero a sacarnos nuestra clásica foto con la torre Eiffel de fondo, compramos souvenirs, cenamos la famosa papa con caviar de Caviar Kaspia y de allí nos vamos caminado, disfrutando de la noche de verano, a dar la vuelta al mundo en la feria de las Tuileries, nuestro deleite desde las alturas. Nos encanta Le Grand Véfour y hacemos nuestra cita con muchísima anticipación en el salón de David Mallet, donde cada una tiene su estilista estrella. Tratamos de usar todas esas prendas lindas que atesoramos en nuestros guardarropa y nos quedamos con ganas de usar en Buenos Aires y circulamos por París divinas. También salimos de compras y nunca dejamos de pasar por Le Bon Marche, donde elegimos tés, condimentos, velas para la casa, para las tortas de cumpleaños, cotillón para los chicos, adornos, libros y juguetes”.

Otros lugares imperdibles:

Mercado callejero preferido: “El de las Flores”.

Un lindo bar para tomarse una copa: “El bar Hemingway del Hotel Ritz, el del Hotel Costes y el del Edgar Hotel”. 

La mejor pizza de la ciudad: “No somos fans de la pizza, pero sí grandes degustadoras de papas fritas. Imperdibles las de La Société“. 

Museo favorito: “Rodin, Musée de la vie Romantique y Les Arts Décoratifs, que además tiene una tienda hermosa”.

Barrio favorito: “Saint Germain y la Rive Gauche”.

La calle más linda: “¡Todas!”

Un buen lugar para ir vestida de Chanel: “El Ritz, el Palacio de Versalles y las calles de todo París durante Fashion Week”. 

Dónde comprar libros de moda: “Colette. Donde además adoramos llenarnos de chucherías para llevar y donde siempre compramos un vinilo para el marido de Sil, que los colecciona”.

El café de siempre: “Café de Flore, Le Pure Café“.

El mejor lugar para relajarse: “El Spa Chanel del Ritz”.

Cosas lindas para la casa: “The Conran Shop y amamos la vajilla de Astier de Villatte“.

La mejor tienda: “Elegimos tres. Duvelleroy, Buly 1803 y Le Petit Souk“.

Un espacio verde para disfrutar: “Jardin des Tuileries y la terraza de Loulou“.

 

 

 

Pin It