COMUNIDAD

CORREO VESTIMENTAL

Todos los meses, nuestra experta responde con esmero y dedicación las dudas que atormentan a los corazones fashionistas.


LAS ÚLTIMAS CONSULTAS 

Estimada asesora vestimental:

A mí de más chica (hasta los 20) me gustaba empilcharme, pintarme, arreglarme. Pero a medida que empecé a trabajar y tener menos tiempo empecé a valorar mucho más la comodidad y la rapidez. También tengo problemas de espalda así que prefiero siempre tener puestas zapatillas o zapatos muy cómodos. No ando en jogging en todos lados pero a veces me pasa que llego a algún lado y me doy cuenta que estoy requete underdressed. ¿Cómo hago para combinar mi vagancia absoluta con un look decente? Estoy viajando a USA en agosto así que si me pueden recomendar qué traerme (también de makeup) me re sirve.
Besos,
T.

Estimada T:

La vagancia no conduce a nada bueno cuando se trata de moda. Forjar un estilo da trabajo, pero una vez aceitado será cada vez más sencillo. Está usted de parabienes, porque la última tendencia es el athleisure, que mezcla ítems del guardarropa deportivo con los del look casual. No le recomiendo llegar al extremo del pantalón jogging porque es un arte difícil de dominar aunque no imposible. En vistas de su viaje, hice una lista breve de prendas que sí o sí debería adquirir. Una máxima: siempre es mejor pecar por exceso que por defecto. Cuando una está muy elegante para una ocasión se ve envuelta de un halo de misterio que, creáme, los demás envidian.

Vamos a empezar de abajo para arriba, que es como se debería empezar siempre en la vida. En primer lugar hágase de dos o tres pares de zapatillas muy cool y de gran impacto visual. Serán el pilar que construirá sus outfits diarios. Agrégueles pantalones cómodos pero con estructura y buen género: pantacourts que dejen ver los tobillos en crêpe, algodón o seda: uno negro, uno crudo para la primavera y después deje volar la imaginación. Son muy bonitos los que vienen con lazo en la cintura, un detalle que viste sin necesidad de mucho más. Combínelos con remeras básicas, lisas o estampadas y añada una pieza con personalidad: puede ser una chaqueta bomber, que tiene más vidas que un gato y seguirá apareciendo por varias temporadas, un abrigo liviano sastrero como un trench, una campera de cuero rockera o un tapado statement. En invierno, abríguese con un cárdigan abierto que deje ver la cintura del pantalón.

Tema maquillaje: si no está muy acostumbrada a usarlo, le recomiendo moderación y minimalismo. Todo neceser que se precie debería tener una BB o CC cream, que reemplaza la base e incluso, a mi gusto, la deja más linda; un corrector de ojeras, un rubor y un labial de su preferencia. Ya que viaja al norte, aproveche y compre cosméticos coreanos, son un antes y un después. Puede ver una selección de los mejores en el blog Soko Glam. (Entérese de todo sobre esta tendencia en la sección Sommelier de belleza de este mes).

Atentamente,
Su asesora vestimental

Estimada asesora:

Primero que nada, gracias por todos los tips y sugerencias. ¡Siempre útiles!
Quería consultarles para mi boda civil. Estoy decidiéndome y un outfit que me encantó (pero dudo por los colores) es un enterito de Las Oreiro junto con una chaqueta de la misma marca en color rojo (que ya tengo). Mi duda es si el negro se puede usar en una ocasión así o es preferible optar por colores más alegres. Tengo un trajecito rojo de la misma marca de pantalón y chaqueta, pero ya lo he usado un par de veces (tres en total) y todos me recomiendan usar algo nuevo. Me da fiaca gastar, y ese trajecito me queda pintado!

Desde ya ​muchas gracias por su tiempo,
Novia en apuros

Estimada novia:
Me considero una persona con pocos prejuicios, abierta a las sorpresas que brinda la vida. Pero casarse de negro me parece una lástima, salvo que usted curta la onda gótica o que esté convencida de que el matrimonio es ocasión de duelo. Pocos rituales de la vida moderna requieren hoy en día códigos férreos de vestimenta; créame que respetar al menos uno vale la pena. Dicho esto, pensemos en un atuendo que rompa las reglas pero que al mismo tiempo la haga brillar. Invierta parte del aguinaldo en el día más importante de su vida, no se va a arrepentir.

Para empezar, la combinación de rojo y negro es muy fea así que descártela de cuajo. Iremos por el clásico blanco, manteca, off-white o nude, mucho más favorecedores para la piel y símbolo ineludible del gran paso que usted está por dar. Ya que está dispuesta a llevar pantalones el día de su boda, opte por un smoking de seda: nada hay más elegante y sensual que el aire masculino y despreocupado que brinda este dos piezas inmortalizado por el gran Yves Saint Laurent. Cuidando que el escote no sea demasiado profundo, no lleve nada debajo o lleve apenas un top lencero. Complete con escarpines altísimos y alguna joya discreta. El pelo, según su preferencia, pero no caiga en la trampa del recogido con spray rígido. El secreto de este look es ante todo no intentarlo con demasiado ahínco. Le dejo algunas imágenes de celebrities que lo han sabido llevar como me imagino que también usted podrá. Un último consejo: disfrute, tome mucho champagne y despéinese un poco, que va a salir más linda en las fotos.

Atentamente,
Su asesora vestimental

Buenos días

¿Me podrán dar algunos tips de cómo vestirme para la oficina?

Gracias,
Malvina

Estimada Malvina
Dado lo escueto de su consulta, responderé con el mismo espíritu: camisa blanca de calidad, jean de corte perfecto si la oficina lo tolera, pantalón sastrero, zapatos que hagan la diferencia, un lindo blazer todoterreno, un kimono estampado largo. No combine calzado y cartera y evite el trajecito de dos piezas y la tela mecánica a toda costa, a menos que quiera emular a Secretaria ejecutiva en 2017.

Saludos,
Su asesora vestimental

Hola ¿Cómo está?

Le envío está consulta para preguntarle qué conjunto de ropa puedo regalarle a mi esposa por su cumpleaños. En general, ella tiene muy buen gusto y sabe de moda. El tema soy yo que siempre quiero regalarle algo de vestimenta y quedo en ridículo. Para que se formen una idea ella es de estatura aproximada de 1,54 metros, alrededor de 52 kg, pelo oscuro, tez trigueña. Le gusta el color verde en general (si les sirve el dato), pero observo que no se cierra a ese color en ropa. También le gusta el ocre. No le gusta comer pescado. No le gusta la pizza agridulce ni de cuatro quesos. Ja, no se si le sirven estos datos pero, por las dudas, se los envío. Ella es más bien seria, aunque le gusta el humor sano y es psicopedagoga. Por último, tiene 35 pero aparenta 28/29 porque tiene una tez muy suave y tiene un carácter muy dulce.

 

Estimado Luciano

Los datos de color que usted brinda en esta descripción tan amorosa de su mujer son extremadamente útiles a la hora de imaginar el regalo perfecto para su cumpleaños. En principio, me la imagino sofisticada y minimalista, poco adepta a las mixturas raras como la de la ananá en la pizza, por dar un ejemplo. Su desprecio por los cuatro quesos me hace pensar en una prenda única, una prenda soñada. Hágame caso y no fallará: cómprele un ítem especial, uno que vaya a usar toda la vida. En esta categoría entra el foulard de seda de Hermès, si es que usted tiene un buen pasar. Lo va a atesorar toda la vida y si sabe de moda, le garantizo que lo amará por siempre. Si su presupuesto es más modesto, hay opciones para quedar como un duque: una camisa de seda pura, un suéter de cashmere, una cartera de máxima calidad. Si todavía está completamente perdido, siempre se puede recurrir a la triquiñuela de la gift card, pero deberá estar muy seguro de dónde adquirirla. Para ello le recomiendo hacer un estudio de su guardarropa cuando ella esté en el trabajo: la etiqueta que más se repita le dará la pista necesaria.

Atentamente,
Su asesora vestimental


Estimada asesora vestimental:

Tengo una cita muy esperada por mí con un señor bastante formal –abogado él, 39 años– y conservador (¿ubica pantalones chinos color caqui, mocasines y camisa impoluta?). Eso sí, con un gran sentido del humor y muy culto. Yo soy más un espíritu libre, me dedico al cine y por algún capricho del destino hicimos coincidencia en Tinder. Me encantan los looks un poco eclécticos, mezclar estampas, las piezas de autor, en fin… la moda es mi norte. He aquí mi dilema: me probé todo el guardarropa y pude refinar el asunto a este outfit: little black dress encontrado en feria vintage, años 60, abotinados con bastante taco y mi tapado de leopardo. Si lo espanto con este look, definitivamente no es el hombre para mí. ¿Es atinada mi selección?

La saluda,

Carolina R.

 

Estimada Carolina R.:

¿Se acuerda del leitmotiv del film El club de la pelea? “La primera regla del Club de la Pelea es que no se habla del Club de la Pelea”. Extrapolándolo a su situación, le diría: para participar del selecto club de mujeres bien vestidas, la primera regla es que nunca tenemos en cuenta las opiniones masculinas referidas a nuestras elecciones de guardarropa. En esta logia ejercitamos el difícil y exquisito arte del vestido solo para nosotras, nunca para un miembro del sexo opuesto. A lo sumo, para impresionar a esa amiga que entiende que lunares y rayas juntas no son un error de concepto. Entonces olvídese del muchacho en cuestión por un rato y piense qué certera combinación de prendas la hará sentir a usted reina por una noche.

Me cuenta que le gustan las combinaciones inesperadas. ¿Está al tanto de las últimas colecciones de Gucci por Alessandro Michele? Son una fiesta de extravagancia, sensibilidad retro y elegancia bohemia. Yo le recomiendo ir por ese camino. Deje de lado el lugar común del vestidito negro y escápele al leopardo: el walk of shamea las 9 a.m. del otro día es suficiente razón. Ármese un conjunto digno de su personalidad. Le voy a revelar un spot secreto de la ciudad donde puede conseguirlo. Se trata de una tienda muy exclusiva con nombre de mujer que empieza con Z. No puedo nombrarla por cuestiones de contrato. Allí tengo visto y guardado en mi memoria un ensemble de pantalón tipo pijama y chaqueta con aires japoneses de estampa floral que, además de cómodo y versátil, es una excelente base para accesorizar como corresponde. Agréguele un cinturón con vivos deportivos, perlas discretas en las orejas y unos escarpines de buena calidad –no escatime en este rubro, no hay nada peor que un zapato barato–. Si se anima, en esa misma tienda, hay un tapado de faux fur marrón estilo abuelita que la mantendrá abrigada sin necesidad de infinitas capas. Sume un poco de labial rojo y cómase el mundo.

Sinceramente,

Su asesora vestimental.

Algunos looks de la última colección de Gucci.