COMUNIDAD

CORREO VESTIMENTAL

Todos los meses, nuestra experta responde con esmero y dedicación las dudas que atormentan a los corazones fashionistas.


LAS ÚLTIMAS CONSULTAS 

Estimada asesora:
Me llamo Catalina y tengo 23 años. Mi pregunta es sencilla: ¿puedo usar un traje de baño como body? ¿Qué me dice?

¡Gracias!
C.
Estimada Catalina:
A los 23 años yo le diría que puede usar casi cualquier cosa que se proponga. Amo los trajes de baño sacados de contexto, desde Madonna hasta Flashdance. Para el día, opte por versiones que le cubran un poco más la espalda y los costados, para evitar el infame side boob. De noche está todo permitido.
Saludos,
Su asesora vestimental

¡Hola! Soy Maria P, y si bien estoy en el mundo de la moda, soy demasiado clásica para vestirme. Mido 1.60 y soy gordita, me resulta frustrante ir a comprar ropa  porque la que me gusta no me entra y la que me queda de tamaño es de “abuela”. ¿Podrían darme algunos tips para guiarme?

¡Gracias!
Paula Belveder


Estimada Paula:

A no desesperar, es solo cuestión de encontrar el estilo que vaya con usted y armar un guardarropa en función de él. Evite la tentación de cubrirse con grandes prendas, solo le servirán para agregar volumen. Piense en piezas que acompañen su silueta sin esconderla. Un par de pantalones rectos de tiro medio o chupines en tonos oscuros serán la base para empezar a construir. Elija blusas y tops que tengan corte a la cintura y algún detalle que la remarque: puede ser un falso cinturón, un recorte a contratono o pinzas estratégicas. Preste atención a géneros livianos para estas prendas, que se muevan con soltura y no sean pesados visualmente: blazers o trenchs fluidos, kimonos traslúcidos, camisas con vuelo. Elija una de las mitades del cuerpo para destacar: la idea es que haya equilibrio en las proporciones, una parte más ancha y otra más fina. Cómprese una buena campera de cuero ceñida, que le servirá para combinar con vestidos largos, jeans o pantalones más elegantes. Por último, piense siempre en darle aire a su silueta: escotes en ve, hombros al descubierto, pantorrillas a la vista son salvoconductos que debe aprovechar.

Atentamente,
Su asesora vestimental


Estimada Asesora:
¡Me encantan sus devoluciones! Me atrevo a escribirle porque necesito ayuda. En el mes de noviembre tengo el baile de egresados de mi hijo. Y en diciembre la entrega de diploma. Quiero acompañarlo en las dos ocasiones muy bien vestida. Siento que debo estar elegante y fina. Tengo 41 años. Estoy abierta a escuchar y tomar sus consejos con mucha atención. Espero puedan leer mi mail. Con mucha ansiedad espero su respuesta.

Saludos cordiales
Marina

Estimada Marina:
Es usted una madre muy joven, por lo que yo optaría por un look Anne Bancroft/Mrs. Robinson en El graduado: clásica con un twist sensual. Para la ocasión del baile, un Jackie negro a la rodilla con algún detalle de leopardo o transparencia y escarpines altísimos. Para la entrega de diplomas, que infiero será un acontecimiento diurno, un traje de pantalón ancho y blazer levemente oversize en manteca u off-white, bien veraniego, de lino. Complete con una cartera tipo baguette discreta y joyas pequeñas pero verdaderas.

Atentamente,
Su asesora vestimental

Anne Bancroft.


Estimada asesora vestimental:

Mi nombre es Clara, tengo 33 años y soy ejecutiva de cuentas en una agencia. Mi dilema es el siguiente: necesito un trench pero no sé si comprarme el clásico camel o apostar por el rojo. ¿Qué me recomienda? ¡No me puedo decidir!
 
Atentamente,
Clara
 
Estimada Clara
Un trench, le diría, es casi la piedra fundamental de cualquier guardarropa urbano que se precie. Si no tiene ninguno, cómprese el camel – en su defecto puede ser arena, más grisáceo, tabaco o tirando a verdoso. Lo va a usar con todo, todo el tiempo. El año que viene se autorregala el rojo.
Saludos,
Su asesora vestimental

Hola
¡Me encanta el correo vestimental! Por favor, asesoramiento para las que estamos llegando a los 50 y nos sentimos jóvenes y cancheras, no pendeviejas (¡qué horror!). Me defino clásica con un toque personal. Soy profesional con muchas horas de oficina. Y necesito zapatos lindos pero cómodos. La figura ya no es la de antes pero el espíritu sí.

Besos,
Lucrecia

Estimada Lucrecia:
Le recomiendo buscar inspiración en grandes figuras destacadas por su estilo: últimamente tengo una obsesión con la escritora Joan Didion, cara de la campaña de gafas de Céline de hace dos años, que araña los 90 y sigue incólume en su elegancia y donaire. Échele un vistazo en el nuevo documental sobre su vida que se estrenó en Netflix. Con respecto al tema zapatos, iría directamente a Mishka: no son baratos pero sí indestructibles y hermosos. Un solo par de sandalias le servirán para todo el verano. Yo me inclinaría por un par de charol de altura media.

Atentamente,
Su asesora vestimental


Hola,
Tengo 61 y  un estilo elegante, canchero, algo clásico. Soy delgada y mido 1,62. Me gusta usar accesorios y estar a la moda siempre que me quede bien lo que se usa. Mezclo clásico con moda.
Quería comprarme unas zapatillas para usar de comodines. Las blancas me parecen demasiado veraniegas para looks mas de otoño y las negras nada veraniegas.

No quisiera gastar demasiado. En Zara vi algunas pero me parecieron muy de cuero y me dieron calor de solo mirarlas.
¿Qué me puedes sugerir?

¡Gracias!
Cecilia


Estimada Cecilia:

Ni blancas ni negras: opte por un par de zapatillas en rosa pálido casi nude, que son un comodín que va con todo. Adidas Originals tiene varias para elegir; mis preferidas son las Tubular Shadow y las Superstar 80s Decon. Si prefiere algo menos deportivo y más liviano, las Superga son las indicadas. El plus: hay una paleta amplísima de tonos para elegir.

Atentamente,
Su asesora vestimental

Zapatillas Adidas.


Estimada asesora vestimental:

Le comento que el mes próximo tengo un casamiento al que acudo como acompañante de mi marido. La complicación radica en que nos pidieron que no nos compliquemos, “que vayamos con lo que querramos, ya que hay gente que quizás no puede o no tiene”. Habitualmente, me gusta vestirme bien cuando puedo, ya que por trabajo en la semana no puedo. El tema es cómo ir adecuadamente vestida, ¿qué es “con lo que tengan”? ¿vestido o jean?. Creo que es mas complicado que cuando hay que vestirse bien, ya que estar vestida por de más o de menos, en ambos casos es incómodo. Yo pensaba en un palazzo y una remerita con un blazer y listo. ¿Qué me recomiendan? Gracias

Mariana

Estimada Mariana:
Qué paradoja que la complicación sea no complicarse. Tiene razón, no hay nada peor que la falta de claridad cuando se propone un dress code. Toda persona que haya asistido a un casamiento en los últimos años, haya sido una celebración informal o un banquete fastuoso, sabe que los usos y costumbres se han relajado muchísimo. No es raro encontrar a la tía toda emperifollada, luciendo sus galas con orgullo, y en la misma pista de baile a las amigas de la novia con campera de cuero y minifalda.

La suya es una oportunidad para brillar con su estilo o pasar desapercibida, todo depende de su grado de confianza. Yo descartaría el dúo palazzo-blazer, me trae reminiscencias ochentosas en el mal sentido de la palabra y fácilmente puede caer en un look secretarial que no favorece. Para eso tiene toda la semana.

Si quiere ir a lo seguro, recurra al vestidito negro. Si es usted más clásica, uno tipo Jackie le sentará a la perfección y será una inversión que amortizará en infinidad de oportunidades. Si quiere ir más jugada, elija alguno con escote interesante en la espalda, un corte fuera de lo común o una tela más llamativa. Le recomiendo darse una vuelta por el atelier de Pablo Ramírez, el mejor en el rubro. La clave está en los accesorios: póngase zapatos con personalidad u opte por alguna joya que haga destacar el conjunto. Las posibilidades son infinitas.

 

 
 Estimada asesora:

Tengo dos preguntas que me atormentan. La primera: tengo el cuerpo en forma de A, pero me gustan los chupines. ¿Cómo los uso? ¿De qué tiro? ¿Cómo los combino? 

Estoy más rellenita que años anteriores y siento que ya no da lo mismo ponerme cualquier cosa. Segunda cuestión: Estoy desesperada. Estoy cansada de los leggins. No sé dónde comprarme un buen jean que calce bien, que dure, que sea cómodo. ¿Cuál es el truco? ¿Cuál es la guía definitiva? ¡Gracias!

Martina 

Querida Martina:

No se atormente, que la moda debe ser placer y no suplicio. La clave de lo que usted me cuenta es el gusto: le gustan los chupines, use chupines. Prefiéralos de tonos oscuros, que afinan la silueta, y de tiro alto, que brindan la ilusión óptica de alargar las piernas. Siempre que usamos algo muy ajustado, trataremos de compensar en la otra mitad del cuerpo con algo más liviano, de textura etérea. Su aliado será el kimono en cualquier forma: a la cadera o largo hasta el piso, como se usarán esta temporada, se llevan con una remera básica abajo. Elíjalos de seda o gasa. Y no olvide esta máxima: para alivianar siluetas, lo mejor es tener aire en el torso. Escotes en ve, hombros descuidadamente al descubierto: un poco de piel hace magia. Lo mismo ocurre por abajo. Corte sus jeans por la zona del tobillo y muestre algo de empeine. Húyale a plataformas y otros coturnos. Vaya por sandalias con tiras finas o ballerinas bien cavadas.

Encontrar el lugar donde se consiguen los mejores jeans es una tarea que lleva tiempo y autoconocimiento. Entrene el ojo con inspiraciones de street style para entender qué le llama la atención. Pruébese y pruébese sin obligación de compra. A mí me gustan los de Zara, que siempre tiene mil modelos y el jean tendencia a precios razonables. Me han hablado maravillas de los de Mishka, y Complot nunca me defraudó. Pero es una cuestión tan personal que le dejo el desafío para sus ratos libres.

 

Estimada asesora:

Primero que nada, gracias por todos los tips y sugerencias. ¡Siempre útiles!
Quería consultarles para mi boda civil. Estoy decidiéndome y un outfit que me encantó (pero dudo por los colores) es un enterito de Las Oreiro junto con una chaqueta de la misma marca en color rojo (que ya tengo). Mi duda es si el negro se puede usar en una ocasión así o es preferible optar por colores más alegres. Tengo un trajecito rojo de la misma marca de pantalón y chaqueta, pero ya lo he usado un par de veces (tres en total) y todos me recomiendan usar algo nuevo. Me da fiaca gastar, y ese trajecito me queda pintado!

Desde ya ​muchas gracias por su tiempo,
Novia en apuros

Estimada novia:
Me considero una persona con pocos prejuicios, abierta a las sorpresas que brinda la vida. Pero casarse de negro me parece una lástima, salvo que usted curta la onda gótica o que esté convencida de que el matrimonio es ocasión de duelo. Pocos rituales de la vida moderna requieren hoy en día códigos férreos de vestimenta; créame que respetar al menos uno vale la pena. Dicho esto, pensemos en un atuendo que rompa las reglas pero que al mismo tiempo la haga brillar. Invierta parte del aguinaldo en el día más importante de su vida, no se va a arrepentir.

Para empezar, la combinación de rojo y negro es muy fea así que descártela de cuajo. Iremos por el clásico blanco, manteca, off-white o nude, mucho más favorecedores para la piel y símbolo ineludible del gran paso que usted está por dar. Ya que está dispuesta a llevar pantalones el día de su boda, opte por un smoking de seda: nada hay más elegante y sensual que el aire masculino y despreocupado que brinda este dos piezas inmortalizado por el gran Yves Saint Laurent. Cuidando que el escote no sea demasiado profundo, no lleve nada debajo o lleve apenas un top lencero. Complete con escarpines altísimos y alguna joya discreta. El pelo, según su preferencia, pero no caiga en la trampa del recogido con spray rígido. El secreto de este look es ante todo no intentarlo con demasiado ahínco. Le dejo algunas imágenes de celebrities que lo han sabido llevar como me imagino que también usted podrá. Un último consejo: disfrute, tome mucho champagne y despéinese un poco, que va a salir más linda en las fotos.

Atentamente,
Su asesora vestimental


Buenos días

¿Me podrán dar algunos tips de cómo vestirme para la oficina?

Gracias,
Malvina

Estimada Malvina
Dado lo escueto de su consulta, responderé con el mismo espíritu: camisa blanca de calidad, jean de corte perfecto si la oficina lo tolera, pantalón sastrero, zapatos que hagan la diferencia, un lindo blazer todoterreno, un kimono estampado largo. No combine calzado y cartera y evite el trajecito de dos piezas y la tela mecánica a toda costa, a menos que quiera emular a Secretaria ejecutiva en 2017.

Saludos,
Su asesora vestimental


Hola ¿Cómo está?

Le envío está consulta para preguntarle qué conjunto de ropa puedo regalarle a mi esposa por su cumpleaños. En general, ella tiene muy buen gusto y sabe de moda. El tema soy yo que siempre quiero regalarle algo de vestimenta y quedo en ridículo. Para que se formen una idea ella es de estatura aproximada de 1,54 metros, alrededor de 52 kg, pelo oscuro, tez trigueña. Le gusta el color verde en general (si les sirve el dato), pero observo que no se cierra a ese color en ropa. También le gusta el ocre. No le gusta comer pescado. No le gusta la pizza agridulce ni de cuatro quesos. Ja, no se si le sirven estos datos pero, por las dudas, se los envío. Ella es más bien seria, aunque le gusta el humor sano y es psicopedagoga. Por último, tiene 35 pero aparenta 28/29 porque tiene una tez muy suave y tiene un carácter muy dulce.

Estimado Luciano

Los datos de color que usted brinda en esta descripción tan amorosa de su mujer son extremadamente útiles a la hora de imaginar el regalo perfecto para su cumpleaños. En principio, me la imagino sofisticada y minimalista, poco adepta a las mixturas raras como la de la ananá en la pizza, por dar un ejemplo. Su desprecio por los cuatro quesos me hace pensar en una prenda única, una prenda soñada. Hágame caso y no fallará: cómprele un ítem especial, uno que vaya a usar toda la vida. En esta categoría entra el foulard de seda de Hermès, si es que usted tiene un buen pasar. Lo va a atesorar toda la vida y si sabe de moda, le garantizo que lo amará por siempre. Si su presupuesto es más modesto, hay opciones para quedar como un duque: una camisa de seda pura, un suéter de cashmere, una cartera de máxima calidad. Si todavía está completamente perdido, siempre se puede recurrir a la triquiñuela de la gift card, pero deberá estar muy seguro de dónde adquirirla. Para ello le recomiendo hacer un estudio de su guardarropa cuando ella esté en el trabajo: la etiqueta que más se repita le dará la pista necesaria.

Atentamente,
Su asesora vestimental


Estimada asesora vestimental:

Tengo una cita muy esperada por mí con un señor bastante formal –abogado él, 39 años– y conservador (¿ubica pantalones chinos color caqui, mocasines y camisa impoluta?). Eso sí, con un gran sentido del humor y muy culto. Yo soy más un espíritu libre, me dedico al cine y por algún capricho del destino hicimos coincidencia en Tinder. Me encantan los looks un poco eclécticos, mezclar estampas, las piezas de autor, en fin… la moda es mi norte. He aquí mi dilema: me probé todo el guardarropa y pude refinar el asunto a este outfit: little black dress encontrado en feria vintage, años 60, abotinados con bastante taco y mi tapado de leopardo. Si lo espanto con este look, definitivamente no es el hombre para mí. ¿Es atinada mi selección?

La saluda,

Carolina R.

 

Estimada Carolina R.:

¿Se acuerda del leitmotiv del film El club de la pelea? “La primera regla del Club de la Pelea es que no se habla del Club de la Pelea”. Extrapolándolo a su situación, le diría: para participar del selecto club de mujeres bien vestidas, la primera regla es que nunca tenemos en cuenta las opiniones masculinas referidas a nuestras elecciones de guardarropa. En esta logia ejercitamos el difícil y exquisito arte del vestido solo para nosotras, nunca para un miembro del sexo opuesto. A lo sumo, para impresionar a esa amiga que entiende que lunares y rayas juntas no son un error de concepto. Entonces olvídese del muchacho en cuestión por un rato y piense qué certera combinación de prendas la hará sentir a usted reina por una noche.

Me cuenta que le gustan las combinaciones inesperadas. ¿Está al tanto de las últimas colecciones de Gucci por Alessandro Michele? Son una fiesta de extravagancia, sensibilidad retro y elegancia bohemia. Yo le recomiendo ir por ese camino. Deje de lado el lugar común del vestidito negro y escápele al leopardo: el walk of shamea las 9 a.m. del otro día es suficiente razón. Ármese un conjunto digno de su personalidad. Le voy a revelar un spot secreto de la ciudad donde puede conseguirlo. Se trata de una tienda muy exclusiva con nombre de mujer que empieza con Z. No puedo nombrarla por cuestiones de contrato. Allí tengo visto y guardado en mi memoria un ensemble de pantalón tipo pijama y chaqueta con aires japoneses de estampa floral que, además de cómodo y versátil, es una excelente base para accesorizar como corresponde. Agréguele un cinturón con vivos deportivos, perlas discretas en las orejas y unos escarpines de buena calidad –no escatime en este rubro, no hay nada peor que un zapato barato–. Si se anima, en esa misma tienda, hay un tapado de faux fur marrón estilo abuelita que la mantendrá abrigada sin necesidad de infinitas capas. Sume un poco de labial rojo y cómase el mundo.

Sinceramente,

Su asesora vestimental.

Algunos looks de la última colección de Gucci.